Tercera Conferencia 1998


conferencias primera segunda tercera cuarta quinta sexta séptima

Recursos Humanos Adultos (1)

1. Presentación

1.1. Antecedentes históricos a nivel internacional

El Escultismo está al servicio de los niños y jóvenes. Es un movimiento educativo en el que los responsables orientan y apoya a los más jóvenes. El desarrollo y la puesta en práctica del programa scout requiere el compromiso activo de un gran número de responsables competentes que hay que captar, capacitarles en las aptitudes y competencias necesarias para sus tareas y apoyarles y orientarles hacia nuevas tareas cada vez que sea necesario, hasta el día en que abandonen el Movimiento Scouts.

La formación de los responsables scouts es casi tan antigua como el Movimiento mismo. Baden-Powell se ocupó, desde los orígenes, igualmente de la 'formción de jefes', aunque utilizó la mayor parte de su tiempo en difundir sus ideas y a 'mantener el crecimiento natural del Escultismo'.

La formación de educadores scouts ha ido evolucionando a lo largo de la vida del Escultismo, con diversos puntos de inflexión que han servido para una constante revitalización del mismo. Estos puntos de inflexión han sido determinados por las conferencis Scouts Mundiales y ejecutados por los Comités Mundiales para la Formación. Como conferencias clave recordamos la de 1969, en Helsinki, la de 1977, en Monreal, la de 1990, en Paris y la de 1993, en Bangkok, incidiéndose en estas dos últimas en definir una Política Mundial sobre Recursos Humanos, como parte integrante de una estrategia para el Escultismo.

La anterior Política Mundial de Formación, basada e las resoluciones de las Conferencias Mundiales Scouts celebradas en Helsinki y en Montreal, en 1969 y 1977 respectivamente, cubría todo lo concerniente a la Formación de responsables en el Escultismo, sus metas, objetivos y métodos y las responsabilidades específicas de las Asociaciones nacionales y de cada organismo de la Organización Mundial encargados de la preparación y realización de actividades de formación. Cubría también el reconocimiento de la formación dada y los nombramientos de responsables y de formadores de todos los niveles. Cada Asociación Nacional podía elaborar sus esquemas de formación que respondiesen a las propias necesidades y construir su Equipo Nacional de Formación. Era enteramente responsable de la formación de sus Scouters de Sección, de sus Responsables y de sus Formadores. En el caso de estos últimos el contenido debía ser conforme con las indicaciones mínimas dadas por comité Mundial para la Formación.

Siquiendo la adopción de las resoluciones sobre Política Mundial de Recursos Humanos de la 33ª Conferencia Scout Mundial en Bangkok, las políticas y procedimientos sobre la Formación se han modificado, constituyendo dicha política para la OMMS el medio útil, gracias al cual cada Asociación miembro en particular y el Movimiento Scout en conjunto conseguirán disponer de responsables motivados, competentes y comprometidos en la realización de sus tareas concretas.

1.2. Qué entendemos por Recursos Humanos

Entendemos por Recursos Humanos toda aquella persona necesaria para el funcionamiento óptimo de la Asociación Scout y su desarrollo, pudiendo desempeñar dos tipos de tareas:

  1. Tareas de contacto directo con los niños y jóvenes en las diferentes Secciones (incluye a todos los responsables de colonias, manadas, tropas, unidades y clanes. De denominan Scouters de Sección.)
  2. Tareas relacionadas con el apoyo, coordinación, animación, administración y formación a otros responsables (incluye a todos los coordinadores de grupos scouts, ayudantes de coordinador, administradores -secretarios, tesoreros, comités de grupos, etc.-, formadores, responsables de servicios, responsables de la Asociación/Federación, personal contratado, etc.)

Aunque diferenciamos dos tipos de tareas, no establecemos ningún tipo de diferenciación de nivel ni de grado jerárquico.

1.3. Qué responsable necesitamos

Con anterioridad al proceso de elaborar una Política de Recursos Humanos debemos establecer un cierto perfil del responsable que neesitamos. Presentamos a continuación el siquiente perfil que ha de servirnos como referencia:

Una persona...

  • que por su forma de ser, su espiritualidad y sus relaciones socioafectivas, demuestre asumir un compromiso personal en la línea marcada por los valores del Movimiento Scout, actúe de forma madura y sea ejemplo constnte tanto para los educandos como para el resto de los responsables.
  • que tenga una disposición y tiempo necesarios para trabajar al servicio de una Asociación cuyo objetivo fundamental es el desarrollo y crecimiento de niños y jóvenes.
  • que posea la competencia y cualificación necesaria para: comprender el alcance de su función, desarrollar correctamente la tarea, desempeñar de forma responsable procesos de planifiación, coordinción, delegación, ejecución, evaluación, consejo y trabajo en equipo.
  • que esté dispuesto a actualizar asiduamente sus principios, conocimientos y formación; tanto de cara a la tarea que desempeña, como a su propio crecimiento personal.

2. A modo de conclusión

La Política de Recursos Humanos constituye para ASDE y sus Asociaciones federadas el medio útil, gracias al cual, cada Asociación federada en particular, y la Federación en su conjunto, conseguirán disponer de un número suficiente de responsables motivados, competentes y comprometidos en la realización de funciones precisas.

Esta Política de Recursos Humanos deberá ser objeto de revisiones periódicas y, llegando el caso, de modificaciones. La Asamblea Federal de ASDE y de las Asociaciones federadas serán informadas regularmente de los progresos realizados en la puesta en práctica de esta Política.