Primera Conferencia 1989


conferencias primera segunda tercera cuarta quinta sexta sÚptima

Rama Lobato (1)

'El gran principio para tratar con la manada de lobatos, y el que puede atraer y remediar las debilidades de los más jóvenes, es la integración en una familia feliz. Los niños quieren ruido. Deja que lo hagan. Cuando jueguen, déjalos jugar con todo corazón'
B.P., Manual del Lobato, 1977.

El Gran Clamor como gesto de la Manada

Justificación pedagógica y preliminares requeridos.

En el Gran Clamor, el/la lobato, de una forma simbólica, expresa la aceptación de dejarse guiar por el adulto, de igual manera que lo hacían los lobos que seguían al viejo jefe de la manada en el Libro de la Selva. Este acto sencillo, que representa un saludo a Akela, nos puede servir como momento de serenidad que ayudará a los lobatos a tranquilizarse, para luego realizar una actividad o juego.

Los/las lobatos necesitan fantasía. todas las ceremonias deben hacerles vivir un episodio del Libro de la Selva. Este acto de saludo a Akela se puede realizar tabién para recibir un visitante, como gesto representativo de la manada se desarrollará en un clima distendido pero dándole cierta solemnidad.

Propuesta de realización

En un primer momento los/las lobatos forman un Círculo de Parada en torno a Akela, situado/a junto al totem, quien los/las ha llamado con el grito 'Manada, manada, manada'.

Al hacer Akela el saludo del lobato, toda la manada se pone en cuclillas tocando el suelo con los dedos, que hacen la seña, y colocados los brazos entre las piernas, imitando así la posición de los lobatos al sentarse.

Inmediatamente todos dicen a coro y marcando las sílabas: - ¡A-ke-la, ha-re-mos lo me-jor!

Después los/las lobatos se ponen rápidamente de pie llevando las dos manos a ambos lados de la cabeza. En este momento los dedos índice y medio están extendidos y juntos, y los demás doblados, tocando el borde de la gorra con la segunda falange del pulgar de cada mano. De esta forma se figura las orejas del lobo.

El/la lobato designado previamente grita: - ¿Haremos lo mejor?

Toda la manada resonde: - ¡Sí!, ¡Sí!, ¡Sí!.

Baja la mano izquierda y haciendo el saludo del lobato, al igual que Akela, continuan diciendo: - Lo mejor, lo mejor, lo mejor.

Akela para finalizar pregunta: - ¿Lobatos, haremos...?

Y todos responden con fuerza: - ¡Lo mejor!

Acabado el Gran Clamor los/las lobatos quedan en espera de las palabras de Akela.

Los/las lobeznos no participan en el Gran Clamor: por eso cuando todos/as se colocan en cuclillas, ellos/as se quedan de pie, retirándose del círculo un par de pasos hacia atrás.

Cada manada puede crear sus propias costumbres.

Los viejos lobos no participan en el Gran Clamor directamente sino que se mantienen fuera del círculo acompañando la ceremonia con el saludo del lobato.

Los lobatos se expresan en la Roca del Consejo

Justificacion pedagógica y preliminares requeridos.

El Consejo de Roca es la reunión de los/las lobatos y sus viejos lobos donde se tratan temas importantes para la vida de la manada.

Es principalmente un medio de expresión, donde el/la lobato no sólo se va acostumbrando a dar sus opiniones sino a escuchar y respetar las de los demás.

Con este tipo de asamblea el/la niño/a se va sintiendo parte directa del destino de la manada, y va tomando conciencia de sus propias responsabilidades dentro de esta pequeña comunidad.

Se procura hacer esta ceremonia en la naturaleza siempre que se puede: una bonita zona en el bosque, o un risco o roca fácil de subir; también la noche puede ayudarnos a crear un clima más imaginativo y adecuado para nuestra reunión.

Antes de comenzar, conviene recordar a los/las lobatos, cómo en el Libro de la Selva se reunían una vez al mes, en plenilunio, para tratar asuntos importantes y presentar a los/las lobeznos con la intención de que puedieran ser aceptados en la manada. Así también esta reunión sirve para hablar de las posibles promesas de los/las lobeznos y entrada definitiva en el 'Pueblo Libre', concesión de estrallas, ...

Propuesta de realización.

Cada manada tiene sus propias costumbres acerca de cómo llevar a cabo dicha reunión, en algunas asisten todos los miembros de la manada, y en otras sólo los/las lobatos que han realizado su promesa, designando a los/las lobeznos alguna actividad mientras tanto. En esta propuesta en concreto se siguen los siguientes pasos:

  • Sólo asisten los/las lobatos qe hicieron su promesa y los viejos lobos.
  • Se comienza con el grito de la manada y la oración o texto espiritual escogido.
  • Akela, como en el Libro de la Selva, resume el tema a tratar y añade la conocida frase: - ¡Mirad bien lobos! 'Mirad bien!
  • Siguiendo un orden establecido se van discutiendo las cuestiones propuestas (p.e. progresión, actividades, ...)
  • Los viejos lobos son los últimos en hablar y es Akela quien lo hace al final.
  • Si hay disconformidades acerca de algún tema, se pasa a votación, saliendo elegida la decisión que obtenga mayor número de votos.
  • Se termina con un grito de manada o alguna peculiaridad de ésta.

El/la lobezno formula su Promesa

[La promesa en el lobatismo|Conferencia1_062]

Justificación pedagógica y preliminares requeridos.

El hecho de un niño o la niña realice la promesa de lobato supone la superación de la etapa de integración en la manada e implica la aceptación de la vida de la misma. Es de desear que cada manada celebre el Consejo de la Roca periódicamente (cada mes y medio por ejemplo), con más o menos duración pero siempre con la solemnidad y requerimientos necesarios. En estas asambleas de toda la manada se revisa la progresión de cada niño/a, y teniendo en cuenta las opiniones de los/las lobatos, los viejos lobos toman decisiones por boca de Akela. Es fundamentalmente en el Consejo de Roca donde se confirma que tal miembro de la manada es aceptado para hacer la promesa de lobato, además de ratificar la superación de otras etapas o especialidades.

Es preciso comentar que no se precisa de una celebración especial para hacer la entrega del distintivo de seisena a la que pertenece cada niño/a. Haciendo uso de las orientaciones del Fundador, éste se entrega una vez que el/la lobato realiza la promesa y en la misma celebración.

El niño o la niña han de preparar dignamente los detalles de su promesa ayudado/a del viejo lobo, sin estar excitado/a por la inmediatez, e incluso la familia ha de estar avisada e invitada a este compromiso. Para ello debe mediar un prudencial periodo (una semana aconsejable) entre la decisión de realizar la promesa y la celebración de ésta. Mientras, también los viejos lobos preparan con la manada los gestos y canciones, los materiales necesarios, etc.

En ningún caso se ha de esperar un día especial para realizar la promesa, si es que el niño/a está preparado/a.
A fin de que la promesa sea algo personal es recomendable que la celebración se realice para un solo/a aspirante, a no ser que la sobrecarga de actos recomienden lo contrario. De esta forma se conseguirá un acto corto, sincero y espontáneo.

Para la celebración de la promesa de un/una lobato se crea un tono de sana alegría, pues se trata de una fiesta entorno a un/una nuevo/a miembro de la manada, y de un motivo de satisfacción para los/las demás que le reciben en ella. Se trata de la entrada en el 'Pueblo Libre'.

El lugar idóneo es, como en la mayoría de las ocasiones, la naturaleza, pero se puede crear y obtener un buen ambiente en otros lugares como el propio cubil de la manada bien ordenado y limpio.

En la celebración de la promesa están presentes toda la manada, el Hermano Gris (animador de la fe) y la familia del aspirante. Otros asistentes han de ser evitados si no está justificada su presencia.

Para evitar imperfecciones se puede trazar un Círculo de Parada sobre el terreno, en cuyo centro se sitúa el totem de manada.

Todos acuden con el unforme scout. El/la aspirante desde que ingresó lleva cosido encima del bolsillo derecho de su camisa el distintivo de la asociación.

Un viejo lobo tiene preparado un pañuelo del grupo scout enrollado y con el distintivo de seisena ya cosido en el pico, la gorra del/la aspirante en la que sestá prendida la insignia, el círculo de progresión, la flor de lis mundial, el certificado y la cinta para el totem. El seisenero que vaya a pedir el nudo tiene dos trozos de cuerda.

Antes de comenzar, los viejos lobos saludan a los invitados y les explican lo que va hacerse.

Los lobatos estarán 'escondidos' y dispersos por el entorno.

Propuesta de realización.

En un primer momento, Akela convoca a los/las lobatos con su llamada característica. - Manada, manada, manada...

Todos y todas corren a formar el Círculo de Parada una vez que han respondido a Akela de una sola vez: - Manada.

Cuando los/las lobatos se han colocado los viejos lobos entran en el perímetro del círculo y uno de ellos dice: - ¡Lobatos haremos...!

Y todos/as contestan para quedar en completo silencio: - ¡Lo mejor!

A continuación Akela dice algunas palabras sobre la importancia de ese día, tanto para la niña/o como para toda la manada al recibir un/una sincero/a miembro, haciendo lo posible por utilizar el lenguaje de 'El Libro de la Selva'. A continuación dice estas o parecidas palabras: - Hace... meses que... (nombre del aspirante) ingresaste como lobezno en nuestra manada, el Pueblo Libre. Durante este tiempo has aprendido a convivir con todos/as los/las lobatos y ya conoces nuestra Ley. Tú no quieres parecerte a un nuevo Banderlog. Quieres hacer lo mejor por ser un/una auténtico/a miembro de esta familia feliz que es la manada. Antes de nada pregunta a tus hermanos/as lo que esperan de ti.

El/la lobezno sale por fuera del Círculo y va sucesivamente a cada seisena. Trata de penetrar entre ellos, pero toda la seisena se coge de las manos y le cierra el paso, brazos extendidos. entonces cada seisenero le hace una pregunta que el/la aspirante ha de contestar. Cuando lo hace el seisenero le da paso y todos sueltan sus manos. entonces el/la lobezno entra en el Círculo y vuelve a salir de él entre las seisenas para volver de nuevo hasta que no haya más. Las preguntas, respuestas y aceptaciones pueden ser las siguientes u otras:

  • Para que la seisena 'parda' te admita nos tienes que decir la Ley de la manada...
  • Los lobos 'grises' no te admitimos sin conocer nuestro lema...
  • La seisena 'amarilla' no te admite si no sabes a quiénes no se debe parecer un/a lobato...
  • No se entra en la manada, si a la seisena 'negra' no nos haces el nudo de rizo...

Cuando hay más seisenas, se preparan otras preguntas apropiadas. Si, por el contrario, hay menos o la manada es joven, todo sebe ser simplificado haciendo las preguntas directamente los viejos lobos.

Después de haber pasado al Círculo de Parada por enmedio de la última seisena el/la lobezno acude junto al totem, y el viejo lobo pregunta: - Lobatos, ¿admitimos a... en la manada?

Tras contestar afirmativamente, vuelve a preguntar: - ¿Creéis que será un/una buen/a lobato?

Cuando contestan con un 'sí' con un grito prolongado, si el padre o la madre del/la lobezno están presentes, Akela le dice: - Para poder entrar en la manada, tienes que tener el permiso de tu familia. Ve a pedírselo. (Sale del Círculo, pide permiso y regresa).

Si es que está presente el Hermano Gris, el niño/a acude ante él, una vez que Akela dice: - Para que la ayuda de Dios no te falte ve a recibir su bendición.

Después Akela prosigue: - Y ahora, como estamos seguros de que serás un/a lobato obediente y alegre, puedes formular tu promesa tomando con la mano izquierda el totoem y haciendo nuestro saludo.

El/la lobato dice:

Prometo hacer lo mejor por:
Cumplir mis deberes para con Dios y mi patria (país, comunidad,...)
Observar la Ley de la manada y hacer cada día una buena acción.

Mientras tanto todos los/las lobatos presentes hacen también el saludo que un viejo lobo introduce con la voz 'saludad'. Acabado el compromiso el/la nuevo lobato se acerca a sludar a los viejos lobos que le estrechan la mano izquierda. A continuación Akela va diciendo frases parecidas a las que siguen con pausas entre ellas, y realizando aquello que indica de palabra:

  • Ya formas parte e esta manada y eres hermano/a de los demás lobatos en la seisena... (color). como símbolo de tu promesa te coloco el pañuelo de nuestro grupo que lleva la insignia de tu seisena en el pico.
  • Ahora te pongo tu gorra con la insignia para que te acuerdes que eres un/una lobato con buenos sentimientos.
  • Esta flor de lis mundial que prendo en tu camisa (bolsillo izquierdo) señala que desde hoy eres hermano de los scouts de todo el mundo. Ella te señala que eres lobato para llegar a ser scout un día.
  • Este círculo de progresión que te coloco (brazo derecho de la camisa) te recuerda que has comenzado a andar. Ahora tienes que completarlo con las estrellas que simbolizan que has abierto tus ojos lo suficiente para aprender.
  • Por último te entrego el certificado de tu promesa. También toda la manada recordará este día colocando esta cinta con tu nombre y la fecha en nuestro totem.

Cuando finalizan todos estos gestos simbólicos el/la nuevo/a lobato se vuelve hacia el resto de la manada y saluda durante un momento mientras sus compañeros/as le devuelven el saludo como muestra de que es bien recibido.

Después Akela dice: - Dos veces en tu vida serás saludarlo con el Gran Clamor de la manada. Hoy que has hecho la promesa y el día que nos abandones para pasar con los scouts. Para la manada es un gran honor dedicártelo y esperamos que no nos defraudes.

El/la nuevo/a lobato y Akela acuden al centro junto al totem y escuchan el Gran Clamor.

Después ambos vuelven a su sitio en el Círculo, y la manada ermina la celebración cantando el Himno de los lobatos.

Dicho el lema, el Círculo se disuelve y tiene lugar un pequeño refrigerio.

Renovación de la promesa

La promesa de lobato se hace una vez para siempre durante el tiempo que el/la niño/a permanece en la manada. Esta promesa se renueva formalmente una sola vez: el día que la manada despide a este mienbro.

No obstante a lo largo de la vida de una manada puede haber renovaciones de la promes de los/las lobatos con ocasión de algún momento especial que lo justifique pedagógicamente hablando y siempre relacionado con el proceso del programa o actividad.

'Antiguamente se usaba pedir a los lobatos que hicieran una promesa antes de recibir una especialidad; la promesa variaba de acuerdo con la naturaleza de la insignia. Como se palpó que el hacer varias promesas quita valor a la promesa de los lobatos, esta costumbre ha sido abandonada'. En este texto del Manual de Lobatos se constata el hecho de que la repeticón de un gesto hace perder la fuerza originaria del mismo. Por esto se ha de cuidar de que las renovaciones de la promesa no se produzcan en exceso, y de que cuando se determine realizarlas se haga con los requerimientos y preparación necearios.

La renovación de la promesa se hace individual o colectivaente con motivo de una celebración de la Roca del Consejo. En todos los casos este recuerdo o revalidación de la promesa sigue la siguiente fórmula:

Yo he prometido hacer lo mejor: por cumplir...